Bienvenidos

Bienvenidos al Blog del Departamento de Orientación de nuestro centro.
Esperamos que sea una vía más de comunicación e interacción entre toda la comunidad educativa.

viernes, 24 de mayo de 2013

Competencias más demandadas por el mercado laboral

Hoy en día, teniendo en cuenta la situación socio-económica en nuestro país, es difícil determinar los estudios más demandados por el mercado laboral, pues no podemos decir que exista una formación concreta (ya sea universitaria o de FP) que garantizará a los titulados el pleno empleo. Aunque siguen existiendo estudios con mejores salidas profesionales que otros, ya no se puede elaborar un listado estable con la formación más demandada por el mercado laboral: las tendencias cambian constantemente y la situación resulta compleja para todos los sectores.
En otras ocasiones ya hemos hablado de los sectores profesionales emergentes y de laformación con mejores salidas en el mercado laboral, por eso, en este monográfico sobre estudios más demandados por el mercado laboral hemos en las competencias necesarias para desempeñar un puesto de trabajo y las ventajas competitivas que supone dominarlas para un candidato a un empleo. Por supuesto, no debemos olvidar que la formación es fundamental: los conocimientos teóricos y prácticos que nos ofrecen las titulaciones universitarias y la FP son imprescindibles para cualquier trabajo.

¿Qué significa ser competente?

Las competencias son la capacidad de saber utilizar los conocimientos, habilidades y aptitudes en las diferentes interacciones que nos encontramos en el contexto personal, social y laboral. Si nos centramos en el ámbito laboral, podemos definirlas como la capacidad efectiva para llevar a cabo un trabajo con éxito.
Según SofiaIsusBarado, Directora del Grup de recerca en Competències, Educació, Tecnologia i Societat (COMPETECS) y profesora del Departamento de Pedagogía y Psicología de la Universitat de Lleida, ser competente en el campo profesional consiste en saber resolver problemas y situaciones del trabajo de forma autónoma. No basta con saber, se precisa movilizar las habilidades, conocimientos y actitudes adquiridas para desempeñar las tareas propias de una profesión.
¿Cómo se logra tener ciertas competencias? La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo tiene claro: competencias se adquieren a través de la formación, y también mediante el aprendizaje por experiencia en situaciones concretas de trabajo.
De todas formas, la adquisición y el buen uso de las competencias no debe ser nuestro único objetivo. Los conocimientos sobre un tema concreto, relacionados con la profesión a desempeñar siguen siendo básicos. Para Balbina López de la Torre, Profesora de Instituto de Directivos de Empresa - IDE-CESEM, la selección de personas se hace en función de un perfil previo: este perfil se basa, en primer lugar en estudios, conocimientos y experiencia, en diferentes porciones en función de si necesitas un júnior o un sénior, pero aderezadas con aquellas competencias que marcamos estratégicas.
Tal y como muestra Balbina López de la Torre, las competencias van cobrando importancia a medida que pasan los años y se suma experiencia, así, cuando se opta a puestos de mayor responsabilidad, los estudios formales y conocimientos teóricos van perdiendo peso frente a determinadas competencias como liderazgo, capacidad de toma de decisiones, influencia o comunicación, adquiridas, todas ellas, a lo largo de años de experiencia.
Queda claro que el mercado laboral requiere personas tituladas y competentes. Los expertos coinciden en señalar que la formación sirve para conseguir un trabajo y las competencias permitirán al empleado conservarlo y progresar.

Competencias más demandadas por el mercado laboral

En igualdad de condiciones formativas, el valor añadido de un candidato son suscompetencias transversales. Las empresas multinacionales consideran que los cinco aspectos más importantes a la hora de seleccionar un universitario recién titulado son: conocimiento de idiomas, perfil internacional, relaciones públicas y habilidades interpersonales, educación/presencia/actitud, y emprendedurismo(entendido como la creación de proyectos individuales o colectivos), dejando en segundo lugar, conocimiento técnico, dotes comerciales y capacidad de negociación. Esta es una de las principales conclusiones del I Informe "Los perfiles universitarios más demandados por las empresas en España", elaborado por el IE Universityy la consultora de comunicación KreabGavin Anderson en 2011, que analiza la opinión de los responsables en recursos humanos de las principales multinacionales en España.
"Las empresas valoran más la formación en softskills que la técnica, les importa más formar a personas que a técnicos", afirma Francisco Mata, coordinador del informe y decano de estudios de grado de IE University. En este sentido, las empresas valoran la proactividad, autoexigencia, capacidad de trabajo y de sacrificio, movilidad geográfica y automotivación, como las cinco aptitudes que más deben mejorar los recién titulados. Sin embargo, aptitudes como la puntualidad, sinceridad, capacidad de aprendizaje y movilidad funcional están superadas por los universitarios que se incorporan a las empresas.
Estos datos reflejan algunas de las competencias más demandadas por las organizaciones con un gran volumen de negocio, aunque coinciden con la opinión de la mayoría de expertos en que son las aptitudes que los candidatos deben mejorar. Mercè Gómez Ubiergo, directora del Posgrado de Experto/a en Inserción Laboral de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social de la Fundación Pere Tarrés y Directora de NauDesenvolupament Professional, nos da las pistas para lograr las competencias que nos serán útiles en diferentes entornos laborales y en diferentes puestos: ser adaptable (gestionar bien los cambios), ser emprendedor, proactivo, interactuar de forma positiva con los demás, trabajar en equipo, liderar grupos, afrontar y resolver diversas situaciones, gestionar la información y mostrar disposición al aprendizaje continuo.
Cabe destacar que estas competencias nos acompañarán a lo largo de la vida y el joven que elige estudios o profesión debe tenerlas presentes. De hecho, Mercè Gómez Ubiergo considera que una buena manera de orientarse en esta vorágine del mercado laboral actual es asegurar que disponemos de aquellas competencias transversales más demandadas en general en el mercado (las citadas anteriormente), pasar luego a analizar o descubrir cuáles son nuestros intereses y las competencias que aportamos, para dirigir la mirada a aquellos empleos que las requieran, y apostar entonces, si es necesario, por la formación que nos dé la titulación requerida.

Orientar hacia los estudios más demandados por el mercado laboral

Las perspectivas laborales de los jóvenes han cambiado. Hasta hace poco, las salidas profesionales eran simplemente un factor a tener en cuenta a la hora de elegir unos estudios. Pero ahora, la situación socio-económica de nuestro país provoca que los jóvenes tengan que pensar a largo plazo y valorar su futura inserción en el mercado laboral.
Aunque siguen existiendo estudios con mejores salidas profesionales que otros, no se puede elaborar un listado estable con la formación más demandada por el mercado laboral, ya que, las tendencias cambian constantemente y la situación resulta compleja para todos los sectores.
En este contexto, la situación se complica para los profesionales de la orientación:
¿Debemos orientar teniendo en cuenta la vocación o las necesidades del mercado laboral? ¿Tiene sentido orientar hacia los estudios más demandados, cuando éstos pueden ser diferentes dentro de unos años?
¿Elegir unos estudios según la demanda?
La experiencia en el campo de la orientación académica y profesional nos muestra que no siempre existe relación entre los trabajadores más buscados por el mercado laboral y los estudios preferidos por los jóvenes. Según un informe de Adecco, los perfiles profesionales más demandados para este 2013 son, entre otros, tripulante de cabina, ingeniero con capacidad para la movilidad internacional, experto en Business Inteligence y operario especializado en el sector farmacéutico. En cambio, tal y como muestran los datos recogidos durante el Saló de l'Ensenyament de Barcelona, los jóvenes se interesan especialmente por Medicina y Odontología y la Formación Profesional de la rama sanitaria.
La información sobre los estudios más demandados es uno de los elementos a tener en cuenta en el proceso de elección de unos estudios o profesión, pero no debe ser el único. Por supuesto, resulta necesario analizar las salidas profesionales de los estudios, pero no se debe basar la decisión únicamente en este factor, pues una titulación que ahora tiene muchas salidas debido a una coyuntura económica concreta, puede no resultar tan exitosa dentro de unos años. Eso, sin tener en cuenta los intereses personales y la motivación.
Anna Soms, orientadora de Educaweb, se muestra muy clara al respecto: No tiene sentido orientar hacia los estudios con más salidas profesionales sin tener en cuenta otros aspectos que inciden en la decisión. Su recomendación es que, antes de valorar la salida profesional de un estudio, es necesario ver si se adapta al perfil del orientado y a sus características, ya que la motivación es fundamental para desempeñar un trabajo.
César Castel, director de Operaciones de Adecco Professional, coincide en este aspecto y recomienda encontrar el equilibrio. Para ello, aconseja a los estudiantes que se informen sobre estos dos aspectos, por una parte la realidad de itinerario formativo de la carrera que quiere escoger y ver realmente si esto cuadra con su vocación, y por otro lado, observar qué opciones laborales son las que en su mercado local o nacional tiene más salidas. A partir de aquí, se puede optar por unos estudios vocacionales y una formación complementaria que aumente las posibilidades de acceder al mercado laboral, o al contrario, por una titulación con buenas salidas profesionales que permita realizar formación complementaria que cubra la aspiración vocacional.

Los profesionales más buscados

Así pues, si se elige la formación por vocación, ¿cómo encajamos con el mercado laboral? ¿Qué podemos hacer para que nuestro perfil sea empleable a pesar de la escasa demanda? La respuesta es potenciar las competencias.
Hoy en día, ser competente en el campo profesional consiste en saber resolver problemas y situaciones del trabajo de forma autónoma. No basta con los conocimientos aprendidosen las etapas de formación (universidad, FP, PCPI…), es necesario contar con habilidades, conocimientos y actitudes que permitan desempeñar las tareas propias de una profesión. También es necesario disponer de una serie de conocimientos transversales, destrezas y aptitudes que puedan aplicarse a otros empleos y empresas y que permitan resolver los problemas profesionales de forma autónoma y flexible: las competencias laborales.
De hecho, un informe de la Universidad de Granada constata que las empresas apuestan más por capacidades como el liderazgo o la motivación para seleccionar sus candidatos, que por los estudios. Y este no es el único estudio que destaca la importancia de las competencias. Los datos de este informe coinciden con los presentados por Nebrija Business School y el Instituto Nebrija de Competencias Profesionales, en el que se destaca que, actualmente, la orientación a resultados es la competencia más valorada por las empresas españolas.
Para dar respuesta a la pregunta ¿Qué buscan las empresas? César Castel, director de Operaciones de Adecco Professional, lo tiene claro: Sobre todo, un perfil polivalente, que tenga capacidad multidisciplinar con amplios conocimientos técnicos y de idiomas. En resumen, que pueda asumir varios roles y funciones dentro de su puesto. Estos perfiles pasan por profesionales IT, Ingenieros, Comerciales, profesionales del sector sanitario, etc.
Las competencias nos acompañarán a lo largo de la vida y el joven que elige estudios o profesión debe tenerlas presentes. Así pues, una buena forma de orientarse es analizar y descubrir los intereses y competencias que se pueden aportar, dirigir la mirada hacia los empleos que las requieran y formarse para asegurarse de que se dispone de las competencias demandadas por el mercado laboral.

Jorge Cano
Orientador IES

Fuente: Laia Mestres, www.educaweb.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario