Orientaciones para el profesorado para alumnos con dislexia

La dislexia presenta como característica fundamental una dificultad para la adquisición y uso de la lectura y la escritura. Los problemas que habitualmente suele presentar este alumnado en el aula se concretan en distintas áreas: pensamiento, habla, lectura, escritura, deletreo y/o dificultad para manejar símbolos matemáticos. Se trata de un importante factor que fomenta el abandono o absentismo escolar y la más frecuente de las dificultades en la lectura y el aprendizaje.
La dislexia suele estar asociada al trastorno del cálculo y de la expresión escrita. También son frecuentes problemas de atención, que pueden ir acompañados de impulsividad. A su vez, pueden aparecer problemas emocionales y de conducta. En la etapa de Secundaria las dificultades específicas que pueden observarse son:
-     Dificultad en la mecánica lectora o en la exactitud (silabeo, repeticiones, confusiones, inversiones…).
-     Omisión de palabras cortas.
-     Tendencia a la sustitución de palabras por palabras próximas a nivel semántico.
-     Lentitud en el descifrado y dificultad en la comprensión.
-     Dificultad en la transcripción escritora (copia, dictado, expresión escrita.
-     Dificultad en el aprendizaje formal, no natural, de otra lengua.
-     Dificultad en la memorización a corto plazo, en la concentración y la atención debido a fatiga y sobrecarga en el trabajo por compensación.
-     Dificultad en la comprensión de concepto espacio-temporales. 
Para intervenir adecuadamente es necesario que el profesorado, que esté en contacto con este tipo de alumnado, esté concienciado e informado sobre cómo hacerlo. Conviene que conozcan las características, dificultades y habilidades que puedan presentar. A partir de esta información, es aconsejable tener presentes las siguientes PAUTAS PARA OPTIMIZAR EL PROCESO DE APRENDIZAJE:
GENERALES
o   Individualizar el trato y adaptarlo a las necesidades de cada estudiante en particular. Puede ser aconsejable utilizar esquemas visuales, trabajar con agenda, incorporar un calendario en el que aparezcan anotadas fechas importantes (entrega de trabajos, exámenes…), etc.
o   Fomentar la coordinación entre el profesorado de estos estudiantes y los/as tutores/as de los mismos, creando adaptaciones curriculares (en el caso en que sea necesario) y favoreciendo el contacto periódico entre ellos.
o    Presentar la información a través de diferentes canales (oral y escrito). Buscar refuerzos visuales o auditivos para trabajar los contenidos de las diferentes materias.
o   Apoyo motivacional, recordándole que sus dificultades no tienen por qué impedir su proceso de aprendizaje. Es importante crear un clima de aula en el que el alumno/a se sienta seguro/a y confiado.

DENTRO DEL AULA
o   Facilitar apuntes con antelación, para poder seguir la clase sin perder información. Proporcionar esquemas y material que ayuden a en la organización y en la planificación del estudio.
o   Comprobar que el alumno/a ha comprendido el material escrito que va a manejar. Se le debe explicar verbalmente.
o   Ofrecer apoyos en tareas de alta dificultad, como pueden ser comentarios de texto, toma de apuntes, aprendizaje de una segunda lengua…
o   Evitar que el alumno/a escriba mientras se atiende a una explicación o en el último momento.


EN LOS EXÁMENES
o   Facilitar apoyo individualizado para asegurar la comprensión de las preguntas del examen y su correcta realización. Ayudar en situaciones de bloqueo emocional durante el examen.
o   Ayudar y apoyar en la comprensión de términos que puedan aparecer en el examen. Si lo requiere el alumno/a, se le puede leer en voz alta para facilitar la comprensión.
o   Conceder un tiempo extra para la realización de los exámenes y actividades de lectura y escritura.
o   Plantear alternativas al examen escrito, como el examen oral o aclaraciones en el exámen escrito.Cuando las pruebas sean escritas, se debe asegurar que el alumno/a haya comprendido el enunciado de todas las preguntas.
o   Evitar, en la medida de lo posible, la realización de más de un examen por día o muy seguidos.
o   Revisar las respuestas finales para comprobar que el alumno/a no haya olvidado responder ninguna.
o   Tolerar, a la hora de corregir las pruebas, errores de la lengua escrita y valorar el contenido de las respuestas y no tanto la grafía y la ortografía.

ENSEÑANZA DE SEGUNDA LENGUA
o   Señalar los objetivos mínimos de cada tema a nivel de vocabulario y gramática.
o   Reducir, en la medida de lo posible, la cantidad de vocabulario.
o   Permitir la transcripción fonética de las palabras (orange-oranch), priorizando la integración oral.
o   Permitir tener a la vista, en clase y en los exámenes, las fórmulas de estructuración gramatical de las frases (sujeto + verbo + adjetivo + nombre) y esquemas de distintos tiempos verbales (p.ej. Futuro: pronombre personal + will + infinitivo).
o   Comprobar si en los exámenes si el estudiante ha entendido el texto.
o   Permitir evaluaciones basadas en su mayoría en el componente de expresión oral que el de lectura o escritura.

MÉTODOS DE ESTUDIO
Es importante hacer que el alumno/a  conozca y elija los métodos de estudio que favorezcan su aprendizaje y su aplicación en el aula para desarrollar estrategias y hábitos de estudios que le permitan ser más autónomo/a.
Con la intención de que el alumno/a comprenda eficazmente los contenidos, es aconsejable informarle sobre qué estrategias de comprensión lectora debe poner en funcionamiento ANTES, DURANTE y DESPUÉS de la lectura:
ANTES DE LA LECTURA
*   Establecer un propósito u objetivo para la lectura (estudiar, buscar información…).
*   Activar los conocimientos previos, prestando atención al título, vocabulario relevante y a realizar un diálogo previo.
DURANTE LA LECTURA
*   Autocontrolar la comprensión; velocidad, releer, detenerse…
*   Tener conciencia de la progresión temática de los párrafos.
*   Distinguir la información relevante de cada párrafo, identificando la idea principal.
*   Deducir o realizar inferencias.
*   Analizar la organización de las ideas o de la estructura del texto.
DESPUÉS DE LA LECTURA
*   Realizar una segunda lectura.
*   Subrayar las ideas principales.
*   Resumir el texto.
*   Elaborar esquemas y/o mapas conceptuales.
*   Realizar anotaciones en los márgenes.
 Referencias
La dislexia: Guía para profesores. CINTECO. Psicología clínica y Psiquiatría. Recuperado de: www.cinteco.com
Desconocimiento de las Estrategias de Comprensión Lectora (11 de abril de 2011). Recuperado de: www.ladislexia.net
Guía de Orientación a los tutores y profesores de estudiantes con Dificultades de Aprendizaje y Dislexia. Servicio de Asistencia Estudiantil. Universidad de Granada. Recuperado de: www.ugr.es

 Ana de la LLave
Alumna en Prácticas del Master de Secundaria

Comentarios

Entradas populares de este blog

Déficit de atención SIN hiperactividad

Reglas básicas para empezar a estudiar...

La vida fácil