Orietaciones para la familia de alumn@s con dislexia

La colaboración familiar es esencial para la rehabilitación de este tipo de dificultad, puesto que su
hijo necesita recibir apoyo emocional y social. Es recomendable evitar la ansiedad que pueda experimentar ante las dificultades de su hijo, ya que esto hará que puedan aumentar sus problemas. Esa ansiedad puede incrementar la angustia y la preocupación, lo que puede generar dificultades emocionales secundarias.
Las expectativas sobre las posibilidades de éxito de su hijo influyen directamente en su implicación a la hora de realizar cualquier tipo de tarea. Es por ello que, por su parte, debe mostrarle que ES CAPAZ de conseguirlo. La transmisión de esta confianza contribuirá al progreso del niño. Por ello, es necesario potenciar su AUTOESTIMA a todos los niveles.
Es recomendable tomarse el tiempo necesario para escuchar a su hijo, de modo que se cree un ambiente cómodo y relajado, en el que se aumente el vínculo afectivo. Servirá para conocer a su hijo y que éste comente sus preocupaciones y se sienta escuchado y comprendido.
Pasan a mostrarse una serie de RECOMENDACIONES y ACTITUDES que pueden servirle para afrontar los problemas de manera positiva:
-          Infórmese sobre las dificultades de su hijo y el grado de afectación de éstas, así como las experiencias de otros padres que se encuentren en la misma situación que usted.
-          Proporciónele el apoyo emocional y social que necesita, haciéndole ver que le comprenden y le apoyan, explicándole cuáles son sus limitaciones y por qué. Hágale ver que confía en él. NO LO COMPARE con hermano/as o con otros niños/as. Felicite sus avances y procure no profundizar en los errores.
-          Apoye a su hijo para que se valore y forme una imagen ajustada de sí mismo. Ayúdele a mejorar su confianza. Ayúdele a que acepte sus limitaciones y sus potencialidades.
-          Evite actitudes de sobreprotección,  que pueda convertir a su hijo en una persona dependiente y menos resolutiva.
-          Ayúdele a que descubra otros talentos para, por ejemplo, el deporte, la música, mecánica…
-          Organice un horario para las diferentes actividades que realiza en casa, los lugares en los que colocar las diferentes cosas y que los recuerde. Repítaselo tantas veces como lo necesite. Puede ser beneficioso utilizar recordatorios visuales.
-          Ofrézcale un lugar cómodo y tranquilo, sin distracciones, en el que trabajar.
-          Ayúdele a planificar tareas largas, comentándola entre los dos, haciendo preguntas, dándole instrucciones sencillas…
-          Trabaje de forma cooperativa con el profesorado que atiende a su hijo, pregunte acerca de las dificultades que observan en el aula, pida tareas adaptadas, pregunte por la posibilidad de adaptación en metodología, evaluación…
A continuación, se detallan una serie de IDEAS PRÁCTICAS que pueden realizar en casa para trabajar las diferentes dificultades con las que se encuentra.

1.      Técnicas de relajación: Ejercicios de respiración, de relajación muscular y de imaginación.
Las técnicas de relajación son ideales para aquellos momentos en los que hemos podido sufrir ansiedad o estrés ante cualquier situación. Pueden comenzar a utilizarse como medio para relajarse al llegar a casa o para que la mente no siga dándole vueltas una y otra vez al asunto que ha causado esa situación. Con la práctica puede se puede llegar a utilizarlas incluso antes de encontrarnos ante la situación estresante, de modo que servirá para enfrentarnos a ella. Trabajar estas técnicas con su hijo le servirá para:
-          Eliminar las tensiones y la ansiedad que pueda sufrir el niño.
-          Lograr una mejor atención y concentración para los diferentes ejercicios que el niño debe realizar.
EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN
Si puede realizar ejercicios de relajación con su hijo es primordial para controlarle la ansiedad. Controlar de forma adecuada nuestra respiración es una de las técnicas más sencillas de aprender y de manejar. Su objetivo es facilitar el control voluntario de la respiración y automatizarlo para poderlo mantener durante la situación estresante.
A modo de orientación, se muestran los siguientes ejercicios:
-          Inspiración abdominal. Consiste en dirigir el aire inspirado a la parte inferior de los pulmones. Colocar una mano en el vientre y la otra en el estómago. Durante el ejercicio se debe percibir el movimiento al respirar en la mano situada en el vientre, pero no en la situada en el estómago.
-          Inspiración abdominal y ventral. Tiene por objetivo aprender a dirigir el aire inspirado a la zona inferior y media de los pulmones. En esta ocasión, debemos llenar el aire también la zona media. Debe notarse el movimiento primero en la mano del abdomen y después en la del vientre.
-          Inspiración abdominal ventral. Pretende lograr una inspiración completa. Colocados en la postura anterior, debe llenarse de aire primero la zona del abdomen, después el estómago y, por último, el pecho.
-          Espiración.  Es la continuación del tercer ejercicio, deben realizarse los mismos pasos para después, al espirar, cerrar los labios de forma que al salir el aire se produzca un breve resoplido. La espiración debe ser pausada y controlada.
-          Ritmo inspiración-espiración. Similar al anterior pero ahora la inspiración se hace de forma continuada, enlazando los tres pasos (abdomen, estómago y pecho). Debe procurarse hacerlo cada vez más silencioso.
-          Sobregeneralización. Este ejercicio es crucial. Debe ser utilizado en situaciones cotidianas, practicándolo en todas aquellas que les sean posibles.
EJERCICIOS DE RELAJACIÓN MUSCULAR
-          Ponerse de cuclillas y lentamente acercar la cabeza lo máximo posible a las rodillas.
-          Apoyar el cuerpo sobre una mesa.
-          Sentarse en una silla, separar las piernas, cruzar los brazos y flexionar el cuerpo hacia abajo.
-          Girar la cabeza lentamente a derecha e izquierda.
-          Poner las manos en los hombros y flexionar los brazos hasta que se junten con los codos
EJERCICIOS DE RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA
Este tipo de técnicas fueron descubiertas por Jacobson, el cual comprobó que tensando y destensando sistemáticamente varios grupos de músculos y aprendiendo a atender y a discriminar las sensaciones que resultaban de esa tensión y relajación, una persona puede eliminar, casi por completo, las contracciones musculares y experimentar una sensación de relajación profunda.
No se deben tensar músculos distintos que el grupo muscular que estamos trabajando en cada paso. No mantener la respiración, apretar los dientes o los ojos. Respirar lentamente y uniformemente y pensar solo en el contraste entre la tensión y la relajación. Cada tensión debe durar unos 10 segundos; cada relajación otros 10 o 15 segundos. Contar “1, 2, 3…”.
1)      Manos. Apretar los puños, se tensan y destensan. Los dedos se extienden y se relajan después.
2)      Bíceps y tríceps. Los bíceps se tensan, al tensar los bíceps nos aseguramos que no tensamos las manos para ello agitamos las manos antes después relajamos dejándolos reposar en los apoyabrazos. Los tríceps se tensan doblando los brazos en la dirección contraria a la habitual, después se relajan.
3)      Hombros. Tirar de ellos hacia atrás cuidadosamente  y relajarlos.
4)      Cuello (lateral). Con los hombros rectos y relajados, doblar la cabeza lentamente a la derecha hasta donde se pueda, después relajar. Hacer lo mismo a la izquierda.
5)      Cuello (hacia adelante). Llevar el mentón hacia el pecho, después relajarlo. (Llevar la cabeza hacia atrás no está recomendado).
6)      Boca (extender y retraer). Con la boca abierta, extender la lengua tanto como se pueda y relajar dejándola reposar en la parte de abajo de la boca. Llevar la lengua hasta tan atrás como se pueda en la garganta y relajar.
7)      Lengua (paladar y base). Apretar la lengua contra el paladar y después relajar. Apretarla contra la base de la boca y relajar.
8)      Ojos. Abrirlos tanto como sea posible y relajar. Estar seguros de que quedan completamente relajados, los ojos, la frente y la nariz después de cada tensión.
9)      Respiración. Inspira tan profundamente como sea posible; y entonces toma un poquito más; expira y respira normalmente durante 15 segundos. Después expira echando todo el aire que sea posible; entonces expira un poco más; respira normalmente durante 15 segundos.
10)  Espalda. Con los hombros apoyados en el respaldo de la silla, tirar tu cuerpo hacia adelante de manera que la espalda quede arqueada; relajar. Ser cuidadoso con esto.
11)  Glúteos. Ténsalas y eleva la pelvis fuera de la silla; relajar. Aprieta las nalgas contra la silla; relajar.
12)  Muslos. Extender las piernas y elevarlas 10 cm. No tenses el estomago; relajar. Apretar los pies en el suelo; relajar.
13)  Estómago. Tirar de él hacia dentro tanto como sea posible; relajar completamente. Tirar del estómago hacia afuera; relajar.
14)  Pies. Apretar los dedos (sin elevar las piernas); relajar. Apuntar con los dedos hacia arriba tanto como sea posible; relajar.
RELAJACIÓN E IMAGINACIÓN
Para este tipo de relajación, debe haber un adulto que guíe el procedimiento, ya que será el niño el que deba imaginar las situaciones que se les propone. A modo de ejemplo, se exponen dos ejercicios:
  • MIS MÚSCULOS PESADOS:
– Respira lo más profundamente que puedas tres veces Después lleva tu atención a tu pies. Tómate tu tiempo para sentirlos y después imagina y siente como pesan y se relajan; pesan y se relajan.
– Sigue subiendo llevando tu atención a través de la tibia, peroné y rodillas.
– Tómate tu tiempo para sentirlos y después imagina y siente como pesan y se relajan; pesan y se relajan.
– Sigue subiendo llevando tu atención a través de los muslos, pantorrillas, genitales, glúteos y cintura.
– Tómate tu tiempo para sentirlos y después imagina y siente como pesan y se relajan; pesan y se relajan.
– Sigue subiendo llevando tu atención ahora a través del abdomen, pecho, espalda, hombros, brazos y manos.
– Tómate tu tiempo para sentirlos y después imagina y siente como pesan y se relajan; pesan y se relajan.
– Sigue subiendo llevando tu atención a través de tu cuello, músculos de la cara, cuero cabelludo, y finalmente mente.
– Tómate tu tiempo para sentirlos y después imagina y siente como pesan y se relajan; pesan y se relajan.
– Vuelve a respirar profundamente tres veces y siente como eres un todo que pesa y se relaja; pesa y se relaja.
  • OBSERVANDO LA NATURALEZA:
Muy suavemente haz unos cuantos movimientos giratorios lentos con los pies, con las manos y con la cabeza.
Ten especial cuidado con la cabeza y si tienes problemas cervicales no lo hagas. Y a la vez que los haces ve respirando profundamente.
Después túmbate en la cama, el sofá, una tumbona, y apaga la luz.
Si quieres puedes tener una luz blanca encendida y música relajante puesta..
Respira despacio, pero a gusto.
Entonces empieza a imaginar un cielo azul maravilloso, sin una nube.
Durante un ratito recuerda el olor y sensación del aire cuando el cielo está despejado. Recuerda lo a gusto que te sientes ante un día así.
Después a ese cielo dibújale en la mente un inmenso y profundo océano azul.
Observa detenidamente que está en calma y que puedes oír las suaves olas.
Siente la profundidad y serenidad de ese mar durante otro ratito.
Después a ese cielo maravilloso y a ese sereno y profundo mar añádele un bello sol amaneciendo.
Inúndate de la sensación de frescura y renovación que nos transmite el amanecer todos y cada uno de los días de nuestra vida.
Y durante un ratito disfruta de él.
Por último introdúcete a ti en la imagen encima de una verde hierba. Siente el frescor y relajación que te transmite y disfruta de ella otro ratito.
Para finalizar hazte con una visualización del conjunto y durante varios minutos disfruta de la serenidad que te aporta hasta que te sientas completamente relajado.
15)  Dedos. Con las piernas relajadas, apretar los dedos contra el suelo; relajar. Arquear los dedos hacia arriba tanto como sea posible; relajar.
2.      Ejercicios para mejorar el nivel lector.
-          Ejercicios de lectura entonada, para trabajar la prosodia. Este tipo de ejercicios ayudan a eliminar la lectura silábica y mejoran la prosodia en la lectura (entonación, acentuación, pausas), lo que repercute en una mejora significativa de la fluidez y comprensión lectora. Se recomienda practicar este tipo de ejercicios dos o tres veces a la semana y en periodos corto de tiempo, con libros de texto que resulten interesantes y atractivos a su hijo.
Procedimiento: Se escoge cualquier texto, el niño comienza a leer una frase o varias hasta un punto, primero comenzando por oraciones aisladas e ir incrementando a varias oraciones, párrafos y, finalmente, textos completos.
Una vez que ha decodificado (comprendido) el texto seleccionado (oración/es, párrafo, texto…), el adulto le lee el mismo fragmento exagerando la entonación, como si estuviera leyendo para un público o contando un cuento a niños/as pequeños, realizando una modulación adecuada de la voz y respetando todas las pausas. Posteriormente, el niño debe imitar la lectura del adulto.
Es recomendable utilizar, de vez en cuando, textos en diálogos y textos teatrales.
-          Ejercicios de lectura conectada, para trabajar la comprensión lectora. El niño hace una lectura silenciosa de un párrafo cerciorándose de que conoce todas sus palabras (en caso contrario, debe buscarlas). Después pasa a leerlo en voz alta y, al terminar, le pedimos que nos cuente “con sus palabras” la idea principal (I.P.) y pasará a realizar ejercicios como subrayarla, hacer un resumen de ella, etc.
Si observa dificultades para identificar la I.P. de un párrafo, debe comenzar a hacerlo por oraciones e ir incrementando la dificultad.
-          Actividades de comprensión lectora. Esta tipología de actividades permitirán trabajar y evaluar la habilidad que se ha debido potenciar con los ejercicios anteriores.
Procedimiento: Tras haber realizado los ejercicios anteriores y notando algún tipo de mejora, debe pasar a realizar ejercicios de comprensión de textos, donde debe haber tanto preguntas literales como inferenciales, preguntas cortas, de desarrollo, personales…
3.      Consejos para ayudar a su hijo a hacer la tarea en casa
-          Cuando su hijo cometa errores en la escritura NO le mande copiar un número de veces. Lo que debe hacer es trabajar de manera aislada esa palabra y con técnicas de estimulación multisensorial. Se trata de hacer que a su hijo le llegue información sensorial y no limitarse a la ortográfica.
-          Utilizar materiales variados para ofrecerle información por otros canales, sobre todo el visual. Puede ser recomendable aprovechar las aficiones de su hijo para enfocar las actividades (puzles, sopa de letras, juegos de palabras…).
-          Llevar una correcta progresión de actividades, partiendo del nivel de su hijo e ir incrementando la dificultad. Muchas veces es recomendable partir de un nivel inferior para hacerle sentir que lo domina y que puede avanzar, de esta manera logrará que trabaje el siguiente con mayor entusiasmo y predisposición.
-          La motivación es esencial para estos niños, por lo que deberá focalizar la atención más en los éxitos y pequeños logros que vaya consiguiendo, más que centrarse solo en los fallos.
-          Cuando tenga que explicar algo a su hijo, procure utilizar ejemplos, dibujos, esquemas, diversos colores… para que la información sea recibida por vía visual.
4.      Recursos TIC para trabajar la dislexia
1.      Dyseggya. Aplicación para trabajar algunos aspectos concretos de la dislexia para las diferentes etapas educativas y niveles de cada una de ellas.  Esta aplicación permite combinar hasta 5 tipos de ejercicios para adaptarla a las dificultades de la lectoescritura. Indicada para personas de 13 a 35 años.
2.       Blog de recursos educativos. Incluye numerosos materiales para trabajar la dislexia que se pueden descargar en el siguiente enlace: http://dislexia-breal.blogspot.com.es
3.      La magia lectora. Se trabajan ejercicios de comprensión lectora de dos formas: resolviendo actividades (resolver enigmas) y elaborando actividades (crear hechizos) www.magialectora.com
4.      Dislexia y familia. La asociación de Dislexia y Familia (DISFAM) cuenta con una completa web llena de información y recursos (www.disfam.org)
5.      Madrid con la dislexia. Asociación sin ánimo de lucro que busca un mundo más justo para las personas con dislexia. En su web podrán encontrar talleres, eventos, recursos didácticos y emocionales, …
http://www.madridconladislexia.org/
6.      Disanedu. Aplicación interactiva para mejorar la competencia lectora. Pueden trabajarse la velocidad lectora, la comprensión de textos y usarse para perfeccionar la lectura palabra por palabra (http://www.disanedu.com/aplicaciones/competencia-lectora/).
7.      Lixta. Aplicación española para facilitar la memorización de vocabulario o corregir las faltas de ortografía frecuentes.
8.      Juegos de aprendizaje para disléxicos. Se muestran actividades para poder realizar en familia (http://www.ehowenespanol.com/juegos-aprendizaje-dislexicos-manera_105738/)
9.      El muro. En este juego hay que ordenar las letras que aparecen en pantalla para formar palabras. De esta forma, se trabaja la conciencia fonológica de manera lúdica (http://recursos.crfptic.es/escritorio/juego_muro.swf)

Orientaciones recopiladas de :
www.ladislexia.net
www.bekiapadres.com
www.evapsicologa.com
https://pedagoteca.wordpress.com
http: orientacioneducaticaucam.blogspot.com.es
http://psicodiagnosis.es 

Ana de la LLave
Alumna en Prácticas del Master de Secundaria

Comentarios

Entradas populares de este blog

Déficit de atención SIN hiperactividad

Reglas básicas para empezar a estudiar...

La vida fácil